Concierto con suero y agujas

Share Button

La enfermera era una chica muy amable. A pesar de que mi mamá la había ido a buscar un par de veces en medio de la madrugada y de que estaba descansando, llegó a la habitación con una sonrisa. ¿Y entonces? ¿nada que pasa bien el suero? Yo lo que creo es que tú quieres que yo venga mimarte a cada hora. Mmm…Vamos a tener que cambiar la vía de nuevo, concluyó al ver mi muñeca inflamada. Y como la otra estaba igual, le dije que por qué no, simplemente, me la quitaba por completo. Respondió que eso sólo pasaría en el momento que el médico firmara mi orden de salida. Además, completó, es la mejor forma de ponerte el calmante, si no se hace por esta vía duele más de lo que calma.
Salió y regresó con una aguja nueva, adhesivo, algodón… Todo, menos gotas de ánimo. O tabletas de valentía, que ya me quedaba bastante poca. Entonces fue cuando me dijo (así estaría mi cara): cierra los ojos, respira profundo, relájate e imagina que estás en primera fila en el concierto de tu cantante favorito.
Así lo hice, necesitaba calmarme en serio, y tal vez decir que tuve una revelación sea exagerado, pero la verdad es que nunca antes me había planteado la cosa así: Un cantante favorito. ¿Cuál era mi cantante favorito? Su cara y su voz vinieron solas cuando cerré los ojos. Unos acordes se escucharon en mi cabeza y comenzó a decir que El amor después del amor, tal vez, se parezca a este rayo de sol. Aquí tengo una duda, tal ve fue que me dormí, porque sonó toda esa canción completa, y cuando escuché la voz de la enfermera decir ya está listo, estaba empezando a escucharle decir que Me gusta estar al lado del camino, fumando el humo mientras todo pasa. Habría que disgregar mucho intentando elaborar una teoría sobre el tiempo interno y el externo, como Johnny Carter en El perseguidor, porque ella dijo que no había tardado nada en cambiar las agujas. Aunque puedo jurar que tardó al menos una canción completa. Pero eso realmente no es sobre lo quiero escribir, sino sobre eso de descubrir a un artista favorito. Muchos me gustan, pero sólo de uno en particular me gusta todo lo que he escuchado. Nunca me aburre. Y cuando un año después de esa operación decidí que ya era tiempo de volver a escribir aunque fuese esta suerte de diario público, la frase para el título también apareció sola: Al lado del camino, justo como me sentía entonces, y justo como me siento ahora (siempre encuentro alguna frase que se acomode mi estado de ánimo).
Aquella madrugada antes de salir del cuarto, la enfermera, esa chica dulce cuyo nombre no recuerdo siquiera haber escuchado, me preguntó: ¿Te dolio? No, contesté, estaba en un concierto. ¿Y en que concierto estabas? En primera fila en uno de Fito Páez. ¿Fito Páez? (mirada de extrañeza, como de quien escucha la afirmación más descabellada de la noche). Yo pensé que me ibas a decir que en uno de Luis Miguel (ahí fui yo quien reprimió una mirada de extrañeza, como de quien escucha la afirmación más descabellada de la noche). Bueno, que descanses (completó sin dejar de verme como si estuviera loca). Y salió. La mañana siguiente fuimos dados de alta yo y el bebé. Y nunca más la volví a ver, y lástima que no pude agradecerle la entrada al concierto de mi cantante favorito.

 

Share Button


5 Comentarios en “Concierto con suero y agujas

  1. dijo

    «Nunca me aburre»
    ¿Ni siquiera los últimos discos?…sorprendente.

    Abre debe ser lo último que en verdad podría decir que me «gustó» (así, entrecomillado, que no estoy muy seguro) y el último que disfruté; El amor después del amor, muy por debajo de Tercer Mundo o Ciudad de pobre corazones

    Enamorado era aburrido y ahora despechado también 😉

    Claro, todo esto con un en mi humilde y muy discutible opinión

  2. dijo

    me encanta la forma como lo cuentas.
    tienes pinta de q te encante luis miguel?.
    yo creo q no me sabría decidir por una u otra canción..me he quedado pensando q canción de mi vida es la q se me vendría a la mente..ya te lo diré.
    un beso.

  3. lennisrojas
    alladodelcamino dijo

    ¡Ay Juan! ¿Y qué querés que te diga? No tengo la culpa de que mi alma sea esta cosa loca que es. No he escuchado TODO de Fito, pero TODO lo que he escuchado me gusta, y no, no me aburre. Al contrario siempre descubro alguna frase, algún arreglo que no había escuchado antes…
    El último que disfrutaste fue «El amor después del amor» y después vino «Circo Beat» ¿No disfrutaste de ese tampoco? ¿Ni Euforia? Y qué me dices de «Enemigos íntimos» En fin… No importa, no me hagas caso. Los afectos y los gustos son absolutamente emocionales, no responden a la razón.

    I’m happy with silly love songs. Sean de amor o despecho.

    Gracias manolito, y la verdad es que no. Creo que no tengo pinta de que me guste Luis Miguel. Pero ni modo, tal vez estando demacrada y siendo mi cama «una cama de hospital»(como diría Fito), tal vez digo, posiblemente, haya pasado por una chica con ese tipo de gustos. De Luis Miguel no me gusta absolutamente nada, aunque acabo de decirle a juanraffo que me gustan las tontas canciones de amor, creo que debo corregir: Me gustan las tontas canciones de amor bien hechas.

    Besos para los dos

  4. ¿Cara de fan de Luis Miguel? Noooo, que va. Esa cara de morena mala y traviesa no combina con ese papafrita de Luismi. Aunque le gusten las tontas canciones de amor, pero de las buenas.

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *